Batman: Arkham City, uno de los mejores juegos de su generación

A 10 años de su lanzamiento sigue siendo influyente


Editorial: Gaming / Facebook / Twitter / YouTube / Instagram / Noticias / Discord / Foros / Telegram

Actualmente, los videojuegos de superhéroes son producciones grandes y altamente anticipadas. Juegos de la serie Marvel's, como Guardians of the Galaxy, Wolverine o Spider Man 2 ocupan secciones estelares en las conferencias, causan mucha expectativa y son el motivo de muchos para comprar una consola. Sin embargo, ese no siempre fue el caso. Hubo una época, sobre todo a principios de los 2000, donde la mayoría de los juegos de superhéroes eran el relleno de la temporada.

Estos títulos salían para acompañar alguna serie o película nueva y eran tratados como mercancía. En el mejor de los casos resultaban entretenidos pero olvidables; en el peor, eran absolutamente terribles.

La situación dio un giro en 2009, cuando un estudio llamado Rocksteady lanzó al mercado Batman: Arkham Asylum, un título que, a diferencia de otros juegos de superhéroes, existía de forma independiente, con identidad propia y una historia original. La presentación era cautivadora y el gameplay hacía que los jugadores se sintieran como el Caballero de la Noche, igual de fuertes y sigilosos. Arkham Asylum fue aclamado por la crítica y por los jugadores. Por primera vez en mucho tiempo, un juego de superhéroes estaba a la altura de otros títulos triple A. Batman: Arkham Asylum recibiría una secuela 2 años después, un título que marcaría un nuevo precedente y sería considerado uno de los mejores juegos de su generación: Batman: Arkham City

De los pasillos al mundo abierto

Arkham City es una experiencia que toma todo lo que hizo grande a su antecesor y expande sobre ello. Se presenta con una atmósfera que muestra mucho respeto y devoción por el material fuente, con una imaginería que es totalmente congruente con lo que se ve en los cómics y que recuerda mucho a las películas de Batman de Tim Burton.

El escenario es cautivador
El escenario es cautivador

El gameplay está compuesto por 3 partes principales: el combate, la exploración y el sigilo. Las mecánicas de Arkham City abstraen la complejidad de las acciones de Batman y las presentan al usuario a manera de combinaciones simples. El resultado transmite de modo muy natural la inercia, el peso y la fuerza del personaje. Es satisfactorio pelear contra los enemigos, conectar llaves y combos, derrotarlos desde las sombras y aprovechar los gadgets para sacar ventaja.

El combate es una versión refinada de lo visto en Arkham Asylum. Las mecánicas base están ahí, pero las animaciones se ven mejor, los movimientos son más fluidos y las peleas tienen más profundidad, algo que se expande conforme se desbloquean nuevas habilidades.

El combate es uno de los elementos más destacables del juego
El combate es uno de los elementos más destacables del juego

Casi desde el principio, Arkham City se abre ante el jugador y presenta la parte del juego que más destaca con respecto al título previo: la exploración de un mundo abierto que contrasta con los pasillos obtusos o salones cerrados de Arkham Asylum.

El mapa de Arkham City no sólo es especial por ser tan similar a la Ciudad Gótica de los cómics en su diseño, con sus calles oscuras, sus edificios aglomerados, los letreros neón y el tono sepia de las luces a la distancia; también es un mapa poco convencional para los mundos abiertos su tiempo por proponer verticalidad. Arkham City no sólo se explora a lo largo, por sus avenidas y callejones, también se explora a lo alto, en los techos, terrazas y torres, algo que convierte a esta aventura en una experiencia mucho más redonda. El mapa está repleto de hitos, lugares emblemáticos y monumentos a Ciudad Gótica. Explorarlo es un ejercicio de planear con la capa y engancharse de los techos con la batigarra; una serie de acciones que se vuelve muy natural y que es divertida de ejecutar.

Planear y usar la batigarra son mecánicas centrales
Planear y usar la batigarra son mecánicas centrales

El sigilo también es una evolución de lo visto en Arkham Asylum. Las mecánicas, basadas en el uso del entorno, transmiten a la perfección la sensación de utilizar las sombras y el miedo para cazar a los enemigos uno por uno. Hay que ocultarse en puntos oscuros del techo, en vigas o en los ductos de ventilación y aprovechar la posición como una ventaja. El juego aprende de las debilidades de su predecesor y las refina para ofrecer un gameplay con mucha variedad. Es a través de la buena ejecución de sus mecánicas que Arkham City logra hacer sentir al jugador como el Caballero de la Noche.

Una historia de Batman es tan buena como los villanos en ella

El escenario y el gameplay son 2 elementos que componen la atmósfera del título, pero su inteligente guión es el que lo hace brillar, una muestra de que Rocksteady comprendía qué hace grande a Batman como IP.

La historia narra los eventos posteriores al establecimiento de Arkham City, una porción aislada de Ciudad Gótica convertida en una súper prisión; una ghetto para criminales. El Dr. Hugo Strange, principal antagonista, planea usar Arkham City para ejecutar algo llamado protocolo 10. Batman, quien fue encerrado en la súper prisión, se dispone a investigar la naturaleza del protocolo y cómo podría estar estar relacionado con las sospechozas actividades del Joker. Luego de varios descuidos, Batman termina enfrascado en una carrera contra el reloj para salvar a todos en Arkham City, encontrar la cura a una enfermedad que lo aqueja y evitar que el Joker intoxique a toda Ciudad Gótica.

El juego tiene una de las mejores apariciones del Joker
El juego tiene una de las mejores apariciones del Joker

A lo largo de la historia, Batman se enfrenta a enemigos populares, como el Pingüino, Dos Caras y el Acertijo, así como a rivales de los que suele hablarse menos, como Victor Zsasz o Deathstroke. Cada uno de los villanos juega un rol en la historia y todos podrían ser los antagonistas de su propio juego. Tienen su arco, sus intereses y sus planes individuales; los villanos presentan un reto único y juntos dotan de mucha personalidad a la experiencia. Las batallas contra el Señor Frío o el Espantapájaros son algunas de las más memorables de la generación. Resalta la manera en que el estudio plasmó la dualidad entre Batman y el Joker y su dependencia mutua. Además, el Joker tiene una de sus mejores apariciones en todos los medios. Las historias de Batman son tan buenas como los villanos que hay en ellas y Rocksteady lo entiende.

El final del juego es uno de los momentos más divisivos en la historia de Batman y, aun así, logra ser satisfactorio. Resolver cada uno de los misterios en Arkham City y descifrar qué papel juega cada uno de los personajes deleita de una manera que pocos títulos logran.

La culminación del protocolo

Batman: Arkham City es un juego que destaca por el cuidado que tiene con todas las partes que lo conforman, sin embargo, no está libre de críticas. Sus mayores detractores resaltan que el combate se reduce a un juego de ritmos y que funciona en automático. En definitiva se trata de un juego cuyos aciertos son demasiado altos y sus fallos demasiado bajos.

A pesar de ello, Arkham City se convirtió en el referente de lo que una propiedad intelectual puede lograr y qué hace bueno a un juego de superhéroes. Su éxito demostró que había un gran mercado para este tipo de experiencias, también evidenció que los videojuegos como medio pueden revolucionar la manera en que se cuenta una historia.

Selina Kyle, mejor conocida como Gatúbela, tiene una aparición estelar
Selina Kyle, mejor conocida como Gatúbela, tiene una aparición estelar

Es evidente el ADN de la obra de Rocksteady en los juegos más recientes de Spiderman y, probablemente, seguirá influenciando otros juegos de su tipo. Tras 10 años, Batman: Arkham City sigue siendo un referente, un juego que marcó a una generación y que se sigue sintiendo vigente. No sólo elevó la barra, también definió un modelo y marcó el camino para muchas de las obras que vemos hoy. Significó un antes y un después para toda una generación, algo tan cautivador como la primera vez que llegamos a cima de ese primer edificio, nos pusimos el traje del Caballero de la Noche y miramos Arkham City abrirse ante nuestros ojos.

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos